...no creía en lo que veía, y siempre sospechaba que en cada persona la vida auténtica, la más interesante, transcurría bajo el manto del misterio, como bajo el manto de la noche...

Antón Chéjov, La dama del perrito

jueves, 25 de octubre de 2012

una historia demediada



(Grabado de Theodor de Bry)


En el mal llamado Códice de los Patagones, una suerte de diario anotado en el siglo XVI por el Padre Ferrán de Sansor, destinado en la misión más austral establecida por los españoles, se da cuenta de un acontecimiento que posteriormente fue borrado de la escritura de la historia. Ya se sabe que lo que no se escribe no existe, si bien siempre ha quedado en pie la narración oral y la conversión de los hechos en leyenda. En lo que aparentemente no es sino una relación de sucesos, el autor menciona una de las acciones correctivas más contundentes que las autoridades tomaron, por iniciativa del Virrey, para el sometimiento de las tribus de aquella latitud. Así, en la primera parte de su obra, transcribe literalmente lo ordenado: ”…y como quiera que aquestos indios salvajes no se dejan someter al dominio del Rey de las Españas ni ceden al acatamiento debido, Nos, en nombre de su Católica Majestad, hemos considerado que los varones de estos territorios sean desprovistos de todas las hembras que cohabitan con ellos y se proceda al desplazamiento destas hacia otros territorios extremos del interior. Adviértase que con tal decisión se pretende domeñar la bravura de esos indios, poniendo de aquesta manera en aviso a los salvajes guerreros que solo les serán revertidas sus esposas y demás mujeres, sean o no de sus tribus, si aceptan reconocer al Conquistador legítimo de estas tierras, Paladín de la Fe, Defensor fiel de la Iglesia y Señor de las Indias nuestro Rey”. 

Mal debió considerar el Padre Ferrán tal medida pues más adelante añade con valentía su comentario personal: “…Nuestros príncipes valedores de la Fe no se dan cuenta del tamaño perjuicio que se causan también ellos mesmos , ya que de todos es reconocido que aunque muchos de nuestros oficiales y soldados, funcionarios de la Corona e incluso clérigos cohabitan indisciplinadamente y en pecado con muchas mujeres de aquestos indios, dicho trato carnal conduce a un apaciguamiento de las ansiedades de nuestros servidores, así como al parto de niños que serán bautizados en nuestra Fe y, debidamente adoctrinados e instruidos, nos honrarán en el servicio del Reyno de las Españas”. El Padre Ferrán de Sansor, que hizo la relación de acontecimientos en diversas etapas de su vida, constata también su propia insatisfacción personal. “…Y aunque me han escuchado mis superiores, y no obstante haberme dado la razón en privado, dícenme que no pueden cambiar el orden de las cosas pues que el estamento del virreinato no cede a lo que considera política de Estado…” Y añade con cierto grado de frustración: “…Yo mesmo me hallo en la encrucijada de tener que pervertirme de malas maneras y en contra de mi naturaleza o bien pedir el traslado desde esta misión a alguna de las que hay establecidas en otros lugares de las Indias donde existe pacificación y por esa causa mayor tolerancia”. 

 El Padre Ferrán nunca fue trasladado a otra región de la Corona, por más que, en un principio, pareciera anhelarlo. Los investigadores hallaron hace pocos años en el Archivo de Indias varias cartas de un soldado de la guarnición adjunta a aquella misión, dirigidas a su madre. En una de ellas explicaba a ésta: “…el Padre que está a cargo de la misión había pedido al superior de la Orden que se le permitiera trasladarse a cualquier otro destino, aduciendo que estas latitudes afectan a su estado de salud. El alférez de la compañía me puso en aviso de que si llegaba la notificación del traslado retuviera el correo. La cual encomienda cumplí rigurosamente, pues las ordenanzas y la disciplina debida a mis superiores me lo exigen. Ya hace tiempo que se comenta en la guarnición la extraña conducta habida entre el Padre y el alférez, pues que ora están de buen humor, ora dicen denuestos uno del otro, ora se muestran cómplices, ora chocan con harta disputa, y todo lo cual ha dado alas a ciertos bulos que tienen que ver con la carencia de féminas, aunque quien más o quien menos todos se ven afectados por un cierto estado de miseria moral…” Y en una carta posterior, dicho soldado le cuenta: “…se comenta que va a ser revocado el castigo dictado a los indios patagones pues se considera de mayor quebranto para nuestras tropas y administradores que para los mesmos salvajes, pues estos saben hacer frente a sus necesidades recurriendo a las tribus antaño enemigas y con las que han pactado nuevas cohabitaciones carnales a cambio de suministros y defensas…” 

Pero la noticia más peregrina se encuentra relatada en una carta aún más tardía, probablemente la última dirigida a su madre. “…Desde que se ha permitido el retorno de las mujeres indias, madre, todo está confuso. Pues por una parte, parece restablecido un orden y apaciguados los ánimos del cuerpo, mas por otra se han observado ciertas deserciones entre nuestras gentes, de diversos estamentos y cometidos, sin que se sepa por qué causa. Entre las desapariciones están las de nuestro alférez y la del Padre Ferrán de quien le hablé en otra carta, sin que el Gobernador especial nombrado por el Virrey haya decidido tomar cartas en el asunto, y acaso estén interesados en que ignorando estas fugas se oculte también la medida de sometimiento frustrado sobre los indios…”

Acerca del Códice de los Patagones solo queda por aclarar que, si bien se tiene la impresión de que el diario siguió escribiéndose durante bastante tiempo, la relación transmitida quedó bruscamente interrumpida. No se conocen las causas de la arrancadura de las páginas que debieron venir a continuación. Desgraciadamente, a veces la Historia se nos transmite medianamente, por lo que es deseable que nuestra curiosidad permanezca viva ante la braveza inesperada de los acontecimientos.



16 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me alegro que lo veas tan positivamente, Ricardo.

      Eliminar
  2. gusto en conocerte. son muy interesantes y bien fundados tus escritos.Muchos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te saludo también, Lao. Pasa cuando gustes.

      Eliminar
  3. Esas decisiones históricas que pueden llegar a variar totalmente el rumbo de un colectivo. Mientras lo vivimos, no somos tan conscientes de ello. Relato diferente...pero me ha gustado, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida está repleta de grandes y pequeñas decisiones históricas. Entre los dos extremos se abre un abanico, y además se despliega con/en infinidad de situaciones. Y además de la Historia en un plano general existen multitud de historias paralelas, concéntricas y siempre personales. La Historia siempre es la de los individuos fundamentalmente. Y dices bien, no siempre hay conciencia de lo que acontece por encima de nuestras vidas, no.

      Eliminar
  4. Las indias habrás sido manjar divino, y en eso se va el mundo. En el acoso y la dominación. En la apropiación del tesoro del "otro". Ha de ser, supongo, que fueron ellas las que enloquecieron a los "conquistadores", más que el oro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El acoso, la dominación...toda la secuela de desgracias que luego fortalecen a otros que antes o después terminan volviendo a ser débiles. Tantas veces despreciamos incluso los tesoros más cercanos...Medita sobre si el sistema no sigue postergando sus tesoros y potenciando los fáciles cuando no mediocres (más bien)

      Eliminar
  5. Excelente relato. Estoy seguro que cambiando nombres propios y tribu involucrada, esta historia debe haber ocurrido, varias veces. Los años pasan, pero las pasiones son siempre las mismas.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, los nombres se multiplican, los territorios varían, la barbarie se proyecta allí por donde las apetencias se despliegan. ¿La Historia se repite? Como concluyes: los años se suceden pero permanecen las pasiones, incluso las más viles. ¿Eterno conflicto Naturaleza-Sociedad-Individuo?

      Eliminar
  6. Passei para elogiar o blog! Está cada dia mais lindo!
    Estou seguindo você :)
    Parabéns pelo trabalho, adoro cada cantinho daqui!
    Um grande beijo e muita luz e sucesso para você

    ;**

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigado por sua generosidade expressivo, Gabi. Você sabe que pelo menos duas línguas, goza de textos. Muita luz, sí.

      Eliminar
  7. Fascinante, Dame Blanche. La historia y tu blog.

    Enhorabuena. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable, Juan Antonio, por pasar y leer. Gracias.

      Eliminar
  8. Muy interesante blog y, en concreto, esta historia de la que no tenía la menor noticia. Espero visitarte a menudo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por detenerte aquí, Fbm. Es que me parece que las historias, recuerda, son historias. No necesariamente la Historia. Un saludo y vuelve cuando gustes.

      Eliminar