...no creía en lo que veía, y siempre sospechaba que en cada persona la vida auténtica, la más interesante, transcurría bajo el manto del misterio, como bajo el manto de la noche...

Antón Chéjov, La dama del perrito

jueves, 27 de septiembre de 2012

rickshaws


(Fotografía de Martin Stranka)


“Adoro tu desnudez”, estuvo por decir a su amante. Le pareció una frase tan vulgar que se contuvo. Y sin embargo, lo sentía así. Sentía aquel cuerpo que no poseía excesivo volumen pero que se alimentaba de una energía que le hacía crecer. Sentía también en el contacto un emocionante pudor que le remitía al primer hombre. Sentía que al ser tomada se convertía más que nunca en ella misma. No se trataba de una entrega circunstancial como otras en las que, en tantas ocasiones, se había visto ignorada si no despreciada. Y esa sensación de renovarse encendía más su pasión. Llovía con intensidad. No había nada mejor que hacer que acariciarse y escuchar el ritmo del aguacero inagotable. Al fin y al cabo ellos estaban allí por casualidad. La calle aparecía borrada. Habían sido levantados los tenderetes. Los últimos rickshaws permanecían aparcados bajo los cobertizos. Ni un perro. Allá abajo, la taberna no daba más de sí. Con la lluvia llegaba la parálisis de las actividades, la ociosidad y, en definitiva, las horas muertas. Y éstas, a su vez, traían la bebida en desmesura, las apuestas, los malos pensamientos y decires y, a la postre, las intrigas. “Somos hijos de la lluvia”, murmuró él apacible. La mujer se estremeció, imaginando que el tamborileo de los dedos del hombre sobre su espalda era el golpear de las gotas de lluvia. Luego, un extenso y amable silencio. “Lo nuestro, ¿durará lo que dure la lluvia?”, se atrevió a decir con voz pausada la mujer. “La lluvia durará todo el tiempo que nosotros nos amemos”, sentenció el amante. Entonces ella se desbocó, conjurando las horas. Tornándolas inagotables.


16 comentarios:

  1. Que líric. M'agrada molt com fan perdurar les hores els protagonistes, la pluja que no para.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lluvia como cómplice, a veces como destino. Gracias.

      Eliminar
  2. Creo que hay que jugar el juego para que la lluvia no termine, o al menos, para que acabe antes que la lluvia. El encanto. Creo que esto lo vi en uno de los dibujitos que mira Lucrecia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O que la lluvia sea criadora y dure lo que dure aporte.

      Eliminar
  3. un placer encontrarme con tus letras... las seguiré

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aquí serás siempre bien recibido, Seroma. Un placer también.

      Eliminar
  4. PRECIOSO!...un texto que me encantó por su delicadeza, su excelente juego de imágenes sugeridas, su justa carga emotiva, su precisa descripción de ambiente y emociones.
    Un disfrute que te agradezco.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Neo. Vaya, aquí se agradece también esa calidad receptiva de tu parte.

      Eliminar
  5. Literatura en estado puro. Eres una escritora.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pitt, uf, más bien impura y muy bruta aún, no sé separar muy bien la mena de la ganga.

      Eliminar
  6. fantástico.....
    lo que puede dar de si un día de lluvia.

    ResponderEliminar
  7. "Qué corto es el amor y qué largo es el olvido", escribió Neruda. Qué pocas son las horas intensas y quá pronto la lluvia termina.
    Otro excelente relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que aprecio a Neruda, aunque ahora se lleve poco. Pero ese hombre poematizaba más que respiraba. Probablemente es el poeta que más leí en mi juventud, aquellas ediciones, hoy amarillentas, de Losada de Buenos Aires. Gracias.

      Eliminar
  8. ¡Qué bello! En algún sitio debe de haber amores así, como diluvios que no cesan. Me pareció, realmente, hermoso.

    ResponderEliminar
  9. En algún sitio. No me cabe duda. Gracias.

    ResponderEliminar